Fotógrafo de Naturaleza vs Fotógrafo de Bodas.

Hace ya mucho tiempo la gente creía que los fotógrafos tienen especialidades que los diferencian entre ellos y que raramente se parecen. Pero si escarbamos en lo más profundo vemos que las distintas especialidades son más parecidas de lo que parecen, y si no veamos una serie de consejos que un fotógrafo de naturaleza le dio en Oz a un fotógrafo de bodas.

  • Antes de emprender una expedición (reportaje) planifica cuales van a ser tus movimientos, recorre si es posible el escenario en el que te vas a mover, estudia a tus presas para saber con antelación que van a hacer (o que suelen hacer en estos casos), averigua como va a ser la luz y en que condiciones vas a poder trabajar. No des nada por supuesto.
  • Planifica los desplazamientos y los tiempos. La presa y sus costumbres no modificaran sus hábitos por ti y no siempre es fácil llegar a los sitios en que vas a fotografiar. A veces será necesario que cuentes con un chofer como ayudante para evitar el problema del transporte.
  • Prepara tu material y asegúrate que tus colaboradores hacen lo mismo. Asegúrate que haya más de una cámara en los momentos cruciales ya que raramente se van a repetir. Ten baterías y tarjetas (o carretes) de sobras. Asegúrate que puedes tener el material a mano en todo momento.
  • Camúflate en el entorno. Si destacas serás el foco de atención y no podrás captar el verdadero punto de interés.
  • Cuando todo tu entorno concentra tu atención en un punto, asegúrate de si es más importante también captar tu atención a dicho punto o por el contrario lo mejor es captar a los sujetos en su concentración por ello.
  • Ten previsto el avituallamiento. Las sesiones son largas y el entorno no descansa para que tú puedas comer o beber. Lo tendrás que hacer sobre la marcha y controlando que ello no impida una buena toma.
  • Asegúrate que tu avituallamiento sea suficiente pero que te aletargue. Hidrátate y mantén tu energía para tu trabajo.
  • Si la acción se ralentiza, no pierdas la paciencia y recuerda que “la función no acaba hasta que canta la gorda” (refranero popular). Ten siempre la cámara a punto ya que en todo momento puede saltar liebre.
  • Cuando tengas que acabar, retírate (cámara en mano) y al llegar fuera de la zona guarda el material y no vuelvas atrás. Te encontrarías con nuevas posibles fotos, situaciones que no habías visto, y mil historias que te harían la sesión inacabable. Hay que saber cuando terminar.

Sabios consejos de los Fotógrafos del Mundo de Oz. Creo que se pueden aplicar a más de una especialidad. Seguiremos en contacto con Oz y su filosofía de trabajo.